Libros

Nada – Janne Teller

Título original: Nothing (inglés)
Autora: Janne Teller
Año de publicación: 2010
Género: ficción

Janne Teller

Resultado de imagen para janne tellerNació el 8 de abril de 1963, en Copenaghe, Dinamarca. Estudió economía y trabajó para las Naciones Unidas y la Unión Europea en zonas de conflicto, especialmente en el continente africano.

Sin embargo, a partir de 1995, decidió dedicarse únicamente a la literatura, por lo que ha escrito varias novelas, ensayos y unos cuantos relatos cortos.

Se vio envuelta en una gran controversia cuando, en varios países, los profesores comenzaron a pedir su novela Nada como lectura de curso y muchos padres se negaron a dejar que sus hijos leyeran el libro. Este choque de opiniones, sin duda, aumentó la curiosidad de los lectores alrededor del mundo por su libro y del porqué de tanto conflicto. Lo que también originó que se durara tanto en traducir el libro a español (sin embargo, no he conseguido las fechas de esto último).

Nada

IMG_3575

Yo sabía de la existencia de este libro desde el 2013, pues había visto un video de la booktuber Fa Orozco, donde hablaba del libro, aunque no dio mucha información al respecto y habló un poco sobre la controversia que lo rodeaba. Sin embargo, no llamó tanto mi atención pues la descripción que hizo de la historia fue muy escueta y no quiso ahondar más alegando que no quería decir nada que fuera muy importante dentro de la historia y lo fuera a arruinar para los lectores. Así que lo dejé pasar por muchos años, hasta la semana pasada y ahora entiendo por qué la vehemencia al decir que había que leerlo y releerlo.

La verdad fue una experiencia extraña y, para el final del libro, bastante desconcertante, pues no sabía qué me esperaba, pero tampoco creía que fuera a pasar lo que pasó. Muy bien, voy a comenzar con lo que realmente importa: la historia.

Tenemos a una chica de trece-catorce años llamada Agnes que nos cuenta cómo el primer día de clases uno de sus compañeros de clase, Pierre Anthon, se levanta de su asiento en los primeros minutos del día y dice lo siguiente:

Nada importa.
Hace mucho que lo sé.
Así que no merece la pena hacer nada.
Eso acabo de descubrirlo.

Desde ese momento supe que la historia se iba a poner un poco existencial, pero no tenía ningún conflicto con eso. Por lo general, cuando los temas son de este tipo, los personajes tienden a sufrir una gran transformación personal que te deja mucho como lector… esta vez no fue la excepción, pero insisto: el giro que tomó la historia es de otro nivel.

Agnes, desde el momento en que Pierre abandona la clase, sabe que están, todos los del salón, frente a un precipicio -por llamarlo de alguna forma- en el que están apunto de caer y acompañar a Pierre en él o luchar por mantenerse lo más alejados posibles de esa “nada”.

Al principio, ninguno dice una sola palabra de lo que está sucediendo y eso no está mal. Lo que me parece inaudito, es que los profesores e incluso los papás de Pierre deciden no hacer nada. O sea, es como si nada hubiera pasado, el profesor ni siquiera se levanta para seguir al chico por el pasillo y obligarlo a volver a la clase. Hace NADA. Lo entiendo en los muchachos, porque son adolescentes que aún no saben cómo lidiar con eso al inicio, pero que luego deciden que sí tienen que tomar cartas en el asunto. Pero, ¿los profesores? ¿De verdad? Como futura profesora, esa actitud no me cierra en lo absoluto… o sea, sé que son de Dinamarca y, tal vez, ahí son diferentes, pero ¿de verdad? Que un muchacho de catorce años tenga ese tipo de pensamientos y que los exprese de esa forma, puede ser preocupante, ¿qué pasa si él decide que, como nada tiene algún sentido, no vale la pena seguir viviendo? ¿Alguien entiende mi inconformidad con ese asunto? Puedo entender que la razón sea que si se involucraban a los adultos, el resto de la historia no iba a surgir tan bien… pero los personajes adultos de la historia hacen que me den ganas de abofetearlos.

En consecuencia a la resolución que Pierre toma sobre el nulo significado de la vida, decide que se va a subir a un ciruelo que está camino a la escuela y se va a quedar ahí “practicando para la nada mayor: la muerte” (o algo así). Sin embargo, cada vez que pasaban sus compañeros de clase por el lugar, les gritaba muchas cosas referentes a la falta de sentido de la vida, como todo era un gran teatro, una gran farsa.

Esta actitud, poco a poco, comenzó a molestar a los compañeros de escuela. Así que un día se reunieron y decidieron que tenían que enseñarle a Anthon por qué la vida sí tenía un significado y que él estaba equivocado. Por tanto, su plan -no carente de cierto sentido- consistió en reunir todos los objetos que para cada uno de ellos eran importantes y le daban valor a su vida. El conjunto recibió el nombre de “El montón del significado”.

No obstante, se dan cuenta -y es aquí donde el asunto se comienza a salir de control- que cada uno no puso lo que REALMENTE significaba algo para ellos… pues, por favor, ¿quién se desharía por voluntad propia de aquello que más aman o aquello que los define como personas? Exacto, nadie. Yo, por lo menos, no lo haría. Entonces, se convierte en la cadena más aterradora de la vida: yo le pido a Fulanito lo que sé que es lo más importante para él, Fulanito se enoja por eso y pide a Menganito lo que es más importante y Menganito se enoja todavía más y pide a Perecenjo lo impedible y así sucesivamente hasta el caos. No voy a entrar en detalles de las cosas que piden y, a regañadientes, agregan al montón, porque quiero que les cause una excelente primera impresión.

Después de este magnifico caos, cada uno de ellos comienzan a perder la identidad que los caracterizaba, todo por ir en busca del significado. Lo que no es extraño. A ver, es un tema sumamente fuerte que afecta a muchachos muy jóvenes que apenas están comenzando a formarse como seres independientes de sus papás y, para nadie es un secreto, que durante la adolescencia es cuando más fuertes son los gustos y es cuando defendemos con más vehemencia aquello que nos gusta (música, libros, películas, artistas, modos de vida) porque es lo que nos da sentido y nos dice cómo vivir… no sé si me explico. Y que de pronto alguien llegue y te diga que nada de eso tiene ningún sentido porque de todas formas te vas a morir tarde o temprano y que cuando eso suceda no va a importar si gobernaste el mundo o te quedaste sentado en un ciruelo. ¿Me entienden? Es un golpe de realidad muy fuerte, es un agujero negro que te puede absorber y, como le dije hace un rato, es una idea sumamente peligrosa. A ver, es que las veces que medio me he puesto a pensar en el asunto (mucho antes de leer este libro, en esas noches donde el insomnio ataca y uno piensa en mil cosas y en ninguna a la vez), simplemente me obligo a cambiar de tema porque me asusta. Ahora a ellos. Es fuerte. Muy fuerte.

Ellos se niegan por completo a querer rendirse ante la Nada de Pierre. Se niegan a dejar de encontrarle el significado a la vida. Pero es que entre más lo buscan, más se les escapa. En su búsqueda se van dando cuenta que en realidad el valor de las cosas es lo más relativo que puede haber. Veámoslo desde el momento en que ellos comienzan a obligarse unos a otros a entregar su significado para el montón: yo sé que X cosa es importante para vos, muy importante, por eso vos te negás a darla, no querés, es que es importante, es valiosa. Sin embargo, el grupo te obliga, el grupo sabe que es importante para vos, pero ellos no entienden bien por qué no te querés separar de ello, porque para ellos NO ES IMPORTANTE. ¿Ven? ¡Es súper relativo! Y entonces, puede carecer por completo de significado en cualquier momento: si era mi blusa favorita hace diez años, ahora es solo una blusa más. ¿Me entienden? Entonces, ¿¡dónde sopas está el significado de la vida!?

Todo esto puede desembocar en acciones que se salen de la norma, ¿por qué? Porque si yo sé que algo no tiene valor, que todo es un constructo social, entonces ¿para qué voy a seguir las normas que rigen a mi sociedad?, esas normas solo se desvanecen, yo solo estoy buscando el significado y lo voy a conseguir a cualquier costo. Lo repito: es un tema muy peligroso. Puede desencadenar muchas conductas de cualquier tipo, depende del individuo al que afecte y eso Janne nos lo ejemplifica y nos lo deja muy claro en los tan bien construidos personajes que le dan vida a esta historia.

Es una novela muy, muy fuerte. ¡Por el Ángel! Es que ni siquiera llega a las 200 páginas y contiene tantas, pero tantas cosas dentro de ella, que te puede dejar pensando por años. ¡Te puede dar hasta para una tesis completa! Y es en este momento donde entiendo el afán de Fa al decir que había que leer este libro y, en este momento, casi 5 años después me uno y les digo: LÉANLO.

Love always,

Jhoss.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s