Blogmas, Libros

Blogmas #3: Baile con serpientes – Horacio Castellanos Moya

Título original: Baile con serpientes
Autor: Horacio Castellanos Moya
Año de publicación: 1996
Género: ficción, novela de posguerra
Número de páginas: 158 (Colección Ficciones)

Baile con serpientes

instasize_1812031744418860699826842258407.png

Creo que al igual que para La ruta de su evasión necesito iniciar con una advertencia para aquel de ustedes que quiera leer esta novela: intenten no racionalizarla. Me refiero a que solo dejense llevar por lo que las voces narrativas les están diciendo, no traten de sacarle un significado lógico a los eventos porque si lo hacen, se van a frustrar por no encontrarlo y van a arruinar el disfrute de la novela. Esto también quiere decir que si sos un lector que no soporta que las cosas no tengan sentido o que no sea lógico o real, pues lamento decirte que este texto no es para vos, aunque te estás perdiendo de una historia divertida (no como sinónimo de graciosa, aclaro).

Creo que es importante que sepan que esta novela fue escrita en El Salvador en tiempo de posguerra, es decir, una vez que la guerra civil había finalizado, por eso es que la violencia está tan presente, así como el sentido de venganza, la burla hacia el gobierno y sus entidades de poder y el descontento en general (que se presenta específicamente con unos personajes que aparecen en una pulpería).

La historia es sencilla, pero enredada a la vez, bueno, tal vez no enredada pero sí extraña, ¡muy extraña! Al principio yo no sabía qué rayos estaba leyendo y pensaba que no me iba a gustar, pero bueno, sí me gustó y creo que la volvería a leer en algún momento de mi vida por placer (es que la tuve que leer para uno de mis cursos de la universidad).

Sin más preámbulos, les voy a decir de qué trata, al fin y al cabo es para lo que vinieron.

Eduardo Sosa es un sociólogo desempleado que no tiene muchas esperanzas de conseguir un trabajo en un futuro cercano, es mantenido por sus dos hermanas: vive en la casa de una y la otra, que trabaja en Estados Unidos, le envía dinero. Un día algo sin precedente sucede en la calle donde vive: llegó un chevrolet amarillo, se estacionó y un hombre con pinta de indigente vivía en él y salía en la mañana y regresaba hasta la noche. Los vecinos se sentían inseguros e incómodos, Sosa se sentía interesado. Un día, la niña Beatriz (dueña de un pulpería) llamó a la policía y ellos no lo pudieron sacar de ahí.

Sosa a la mañana siguiente decidió seguir al hombre que se llamaba Jacinto Bustillo, este a regañadientes le contó sobre su vida: trabajaba en una empresa, tenía un amorío con la secretaria, razón por la que perdió el trabajo y su esposa e hija lo echaron de la casa. Así que lo único que le quedó de su vida fue el chevrolet amarillo que se convirtió en su hogar con ruedas. Esto solo hizo que Eduardo se sintiera aún más interesado. Por eso lo mató.

Lo siento, no es un spoiler, es solo el detonante de todo lo que sucede después. Así que no me odien, jejeps.

Muy bien, como dije, ese asesinato fue el detonante. Eduardo se sentía extrañamente atraído por la vida de Jacinto, incluso creía que en ella estaba la razón de su propia vida. Como si asesinar a Jacinto le abriera la puerta para lo que realmente debía ser. Así que lo primero que hizo fue adueñarse del chevrolet amarillo.

Cual no fue su sorpresa al darse cuenta que dentro del auto vivían cuatro serpientes. Estas salieron a recibirlo y él les informó que a partir de ese momento él era Jacinto. Las serpientes lo aceptaron y fueron ellas las que le contaron a él qué pasó con la vida de Jacinto. Ahí es donde empieza el desastre. No les voy a decir más que: él se comienza a vengar de los que alguna vez le hicieron algo a Jacinto. Solo que atormenta a toda la ciudad al hacerlo, también al departamento de policía y a los periodistas.

Esto me lleva a algo sobre la estructura de la historia: está dividida en cuatro partes: la primera está narrada por Eduardo; la segunda, por Handal -el oficial que lleva a cabo la investigación-; la tercera, por Rita -una periodista que no solo en su nombre se parece a Rita Skeeter- y la cuarta que vuelve a ser narrada por Eduardo. Esto hace que la novela sea un poco repetitiva, porque es volver a contar lo que pasó, solo que desde otro punto de vista. Pero tiene como objetivo cumplir la burla que les dije que hacía sobre las entidades del gobierno.

Hablando sobre lo que les dije hace rato, les mencioné que había un descontento en general en la sociedad salvadoreña por los acuerdos de paz firmados para terminar la guerra civil. Bueno eso se ve reflejado, además de la burla hacia la policía, la seguridad gubernamental y hasta el mismo presidente, en las dos opiniones que tiene la gente sobre lo que Eduardo-Jacinto está haciendo. Una está en contra y quieren que lo atrapen, la otra cree que lo está haciendo para desestabilizar al gobierno y por eso lo apoya.

Al final, ni la versión de la gente ni la de la policía ni la de los periodistas ni la del gobierno ni la de nadie tiene razón. Tienen que averiguar ustedes mismos por qué. En serio, léanla. Se lee súper rápido.

Love always, Jhoss.

¡Feliz no navidad!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s